Con qué frecuencia debes exfoliar tu piel

limpieza-facial

Más allá del clásico «limpiar, hidratar y nutrir», es una técnica que permite afinar la piel. Diferencias entre limpieza, exfoliación y peeling.

En materia de belleza no siempre más es mejor. Limpiar, hidratar y nutrir son los pasos diarios que toda mujer tiene que hacer para cuidar la salud de su piel y lucir un rostro bello. Hoy vamos a hablar de la exfoliación: una rutina muy recomendada, pero que tiene que hacerse con suma responsabilidad. Hay mujeres que piensan que exfoliar todos los días les va a afinar la piel, pero no es así… ¡Todo lo contrario! Es muy agresivo para la piel, por lo que ésta termina reaccionando y formando una capa más gruesa; así, lejos de verse mejor, se ven con la piel más gruesa, enrojecida y tal vez hasta con acné. Es bueno exfoliar la piel, pero en la frecuencia correcta (una vez por semana) y con productos adecuados (incluso pueden ser caseros), aunque siempre depende del tipo de piel, la edad y los productos disponibles.

¿Cuál es la diferencia entre limpieza, exfoliación y peeling?

1. Mientras que la exfoliación permite eliminar las capas más superficiales de la piel y podés realizarla vos misma como parte de tu rutina de cuidados en tu casa, el peeling es un tratamiento más delicado que solo puede hacerlo un profesional, ya que usa ácidos y químicos que descaman las capas más profundas.

2. El objetivo de la exfoliación es afinar el estrato córneo, es decir, la superficie de la piel. Esto se hace arrastrando en forma mecánica, ayudada por productos granulosos que facilitan que la piel seca y sin vida se desprenda. Así la piel queda más limpia y luminosa.

3. La limpieza con leches o espumas también arrastra células muertas, pero básicamente su función principal es eliminar restos de maquillaje y de la suciedad depositada sobre la piel. No afina la dermis, como sí lo hace la exfoliación y más en profundidad el peeling. No rejuvenece; mantiene.

4. Exfoliar entre una vez por semana, o cada dos semanas, mantiene la piel libre de impurezas y de células muertas, colabora con la desobturación de poros y activa la circulación, mejorando la textura de la piel, que se verá más luminosa. También, la prepara la piel para una mejor penetración de los tratamientos que se apliquen posteriormente.

5. El peeling es un tratamiento que, mediante la acción química de diversos ácidos, elimina células muertas. Su efecto es más impactante porque favorece la regeneración celular y estimula la síntesis de colageno. Además de alisar la piel, mejora su aspecto, atenuando manchas y arrugas superficiales.

¿Una exfoliación casera?

Si no tienes a mano un buen producto, puedes lograr una exfoliación que te mejore al menos por unos días la apariencia de tu piel con la siguiente receta: mezclas 7 cucharadas de azúcar y 5 de aceite de almendras o de oliva. Pones esa mezcla sobre la piel previamente lavada, haces masajes circulares por no más de 5 minutos, luego enjuagas con agua tibia e hidratas. ¡Vas a sentir la piel limpia y lisa!

Por la doctora Luisa Silvana Alvarez, especialista en medicina estética y orthomolecular, directora de Maestro Estética Pilates.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s